Etiquetas

, , , , , ,

El próximo 19 de febrero los wisconsonitas tienen sus “Primarias de primavera”. Entre las varias decenas de cargos en competencia destaca uno por su importancia: Una investidura como “Justice”, o miembro titular de la Corte Suprema de Justicia del Estado de Wisconsin. Y entre los tres candidatos, destaca uno por su novedad: Edward “Ed” Fallone, quien de vencer se convertiría en el primer latino en llegar al máximo Tribunal.

Los tres candidatos a la Corte Suprema (Fallone, Megna y Roggensack) en un debate en Milwaukee organizado por la MIlwaukee Bar Association.

En Estados Unidos, que el poder legislativo sea independiente no significa que sea extraño a la incumbencia del ciudadano, por el contrario; a diferencia de Latinoamérica, en Wisconsin los miembros de los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial son electos por los ciudadanos y el caso de la Corte Suprema, tanto su labor como sus miembros gozan de particular prestigio. Esta alta consideración opera pues los “Justices” en el imaginario local poseen atributos personales de virtud y modestia, y en consecuencia proceden como “la voz del sentido común” frente a las pasiones y/o excesos de los otros dos poderes, el Ejecutivo y Legislativo.

“La Corte suprema necesita un balance”

Aunque esta elección no es partidista, es inevitable que cada jurista se instala en la mente del ciudadano como “conservador”, “moderado” o “liberal”. De esa forma, todos los candidatos y sus partidarios se suelen organizar a lo largo de las líneas de los dos partidos hegemónicos, el Republicano y Demócrata. En la actualidad la composición de la Corte Suprema del Estado tiende a ser vista como “conservadora” y ha sido puesta dentro de las prioridades del Partido Republicano. Como contrapartida, uno de los argumentos de Ed Fallone, el primer latino en competir por el puesto en Wisconsin es “The Supreme Court needs balance”, y en ese sentido, si Fallone triunfa podría darse un cambio efectivo en la jurisprudencia.

El ciclo de primavera: primarias en febrero, elecciones en abril.

Las elecciones judiciales en Wisconsin son parte de lo que se conoce como “el ciclo de primavera”, que se inicia el martes 19 de febrero con unas curiosas elecciones primarias que buscan designar los dos candidatos más votados para competir en abril a varios puestos, en diversas instituciones de nivel estatal y local, como la Corte Suprema, la Corte de Apelaciones, jueces de primera instancia,  la Junta Escolar, entre muchos otras.

Los candidatos son Edward A. Fallone, un profesor de derecho de la Universidad de Marquette en Milwaukee. Si vence, Fallone será el primer ‘supremo’ latino en la Corte Estatal de Wisconsin. Los otros dos candidatos son, la actual titular de Justicia Patience Roggensack, quien busca la reelección apoyada por los sectores conservadores y el abogado Vince Megna, un activista por los derechos del consumidor.

Edward Fallone está orgulloso de su herencia mexicana, y es el único candidato que ha desplegado propaganda de campaña en español. Su madre emigró a los Estados Unidos desde ese país donde se casó con un profesor de Inglés. Fallone creció en los suburbios de Maryland en una familia instruida en sus dos herencias, italiana y mexicana. Fallone está casado, tiene dos hijos y vive en Whitefish Bay, un suburbio de clase media a orillas del lago Michigan, bien conocido por su alta calidad de vida y sentido comunitario.

Los respaldos que ha recibido no han dejado de ser significativos, como una editorial del influyente semanario Capitol Times que ha denunciado que la suprema Roggenstack se involucró en activismo judicial para ayudar a sus aliados políticos. A Fallone también le respaldan agrupaciones progresistas como United Wisconsin, Fair Wisconsin y el Madison Teachers Inc. (MTI), el políticamente activo sindicato de profesores de Madison. Sin embargo como curiosa paradoja electoral, este tipo de respaldos puede afectar su imagen no partisana, pues los conservadores no han perdido la ocasión en poner énfasis en estos “endorsements radicales”.  MTI junto al Sindicato de Profesores Asistentes de la Universidad de Wisconsin-Madison (TAA), fueron los primeros organizadores de las masivas protestas de febrero 2011 en el Capitolio, ganándose el disgusto de muchos cuando las ausencias de maestros obligaron a cerrar las escuelas de Madison durante 4 días.

Sin embargo, la cultura política wisconsonita premia que sus candidatos opinen de forma clara e intrépida, y la posición de Fallone respecto a la Corte Suprema no deja lugar a dudas:

“El Tribunal Supremo de Wisconsin es disfuncional y la única manera de arreglar esta situación es cambiar las personas en sus gradas. No estoy en deuda con ningún partido político o facción, o cualquier otro grupo de interés especial. El pueblo de Wisconsin espera -y merece- jueces que respeten la importancia de un poder judicial independiente y que sean imparciales y justos”.

Su opinión debe ser vinculada con la principal crítica que se le realiza a Patience Roggensack,  su rival y actual titular del cargo. La suprema fue elegida por primera vez el año 2003, y en la actualidad ha estado construyendo apoyo bipartidista para su reelección. Graduada en los años 80s de un postgrado de la Universidad de Wisconsin, ella ha demostrado ser una jueza reflexiva y académica que respeta el imperio de la ley y las responsabilidades individuales de los tres poderes del Estado. Sin embargo los últimos años, a medida que el escenario político en Wisconsin se ha ido polarizando, muchos han visto sus decisiones como alineadas con la política republicana. Con todo, de los tres candidatos es la que tiene mayores posibilidades.

Esta polarización es una de las motivaciones para presentarse como candidato. Consultado por The Marquette Sentinele sus motivaciones Fallone respondió:

“Yo soy candidato a la Corte Suprema del Estado porque entiendo que es un momento crucial en la historia de nuestro Estado. Tenemos un Estado que está políticamente dividido, y hay muchos temas polémicos a punto de iniciar su camino a la Corte Suprema. Y así, el público está buscando a nuestras cortes por ser independientes, para que den un juicio justo para todas las partes y llegar a una resolución sobre todas estas cuestiones importantes. Compito porque en este momento, no creo que nuestro tribunal esté operando de manera efectiva, pues se encuentra sumido en disputas personales que afectan a su trabajo. No podemos permitirnos el lujo de la Corte (Suprema) se quiebre en este momento, así que estoy compitiendo para ayudar a reparar la Corte”.

Democracia también es una cuestión de dinero

Como en toda campaña la financiación es crucial. En Estados Unidos el aporte es solo privado, pero se puede conocer quién da, cuánto, y a quién. Como el voto es voluntario, por lo general el candidato que colecta más dinero tiene mayores posibilidades de vencer, pues logra movilizar a más votantes. Así sabemos que Roggensack ha levantado alrededor de $ 200 mil dólares, Fallone cerca de 75 mil y Megna prácticamente nada. Roggensack ha celebrado cuatro eventos para recaudar fondos desde finales de enero y planea al menos dos antes de las primarias, de manera explícita solicita donaciones de hasta US$ 2,500. Mientras tanto, el ex senador Russ Feingold, demócrata por Wisconsin, envió recientemente una carta de recaudación de fondos en nombre Fallone, pidiendo contribuciones de US$ 5.

Conceptos:

Elección Primaria de primavera: La elección primaria imparcial que se lleva acabo el tercer martes de febrero, para nominar a los candidatos que serán elegidos para la elección de primavera.

Elección de primavera: La elección que lleva acabo el primer martes de abril para elegir a oficiales judiciales, educacionales, municipales, y oficiales del condado. Elección imparcial.

Voto por correo: En Wisconsin, un votante calificado puede decidir votar por correo

• Una elección

• Un ciclo de elecciones (primarias y elecciones)

Anuncios